El Corpus de Daroca

La tecnología en los pueblos pequeños no funciona siempre como nos gustaría, aunque nos cobren como en la gran ciudad. Llevo más de hora y media para subir las fotos al blogg y sólo he podido coger cinco fotos, lo publico así y subo en otro momento el resto.

No pudimos ir a Daroca a celebrar el Corpus pero bajé a Daroca a comprar tres docenas de churros y todos nos deleitamos con algo tan simple como saborear un churro por la mañana, recién hecho, tan crujiente… A veces un sólo instante hace que cobre sentido el día entero o simplemente sea especial, no como un día normal en el que nada sobresale.

Parece increíble pero un churro nos cambió el día.

 

Esta entrada fue publicada en LA RESIDENCIA y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *