La máquina de coser…

Lo primero de todo disculparme porque seguimos sin teléfono desde el miércoles y no podéis hablar con vuestros familiares pero es que Telefónica sólo me dicen que hay una avería generalizada en la zona, que no me quiero calentar con el tema porque estoy al borde del precipicio…y a la de la locución no la puedo matar!!!.Vamos a lo importante:

No hay nada más reconfortante para mí que ver cómo le brillan los ojos a uno de mis abuelicos porque tiene ganas de seguir practicando algún hobbye que tenía, te lo explica con pasión y te lo enseña…os pongo el caso de una señora que me pidió permiso para traer su máquina de coser!!!. Le contesté: » Claro que sí, no tienes que pedir permiso para eso, estás en tu casa y es un privilegio para nosotros que la traigas». Ciertamente está más féliz y contenta y se nota….. tiene algo que hacer.

Esta semana experimenté un sentimiento de emoción y alegría pues estando en el despacho, con un montón de cosas que hacer, tuve que dejar todo y estuve contemplando la estampa: entraba un abuelo al despacho, se sentaba, me contaba lo que le parecía y se marchaba. A continuación entraba otro y simplemente se quedaba un rato…, hubo un momento que tenía tres abuelos en el despacho cada uno con su película y disfruté mucho….al darme cuenta que se sienten con la confianza suficiente para entrar en el despacho y contarme lo que les venga en gana.

Esta entrada fue publicada en LA RESIDENCIA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *