Adiós a Desiderio

Estuvo poco tiempo con nosotras pero lo suficiente para poder darnos cuenta de que con 95 años quería seguir andando, iba a ser un chico rebelde y, conforme se fue deteriorando por la demencia, se convirtió en un niño muy dulce. Estaba a gusto con nosotras y se le notaba en la mirada cuando, después de uno de los ingresos del hospital,  volvió a la residencia y sus ojos expresaban alegría por volver, alegría de vernos y nos sonreía….adorable nuestro Desiderio.

Tras un ingreso me lo lleve al despacho conmigo y coincidió que estabamos repartiendo unas onzas de chocolate a los abueletes, pero a él no podíamos darle porque se atragantaba…como le encantaban los dulces miraba el chocolate sin entender porqué a él no le daba. Le dije: No te puedo dar porque te ahogas pero mañana te traeré natillas de chocolate sólo para tí. Y me miró con la cara de satisfacción de un  niño al  que le prometes algo que desea mucho y que va a guardar el secreto…. ese momento fue para comértelo a besos. Mandamos un abrazo a la familia que lo quería muchísimo y estuvo a su lado en todo momento.

En su recuerdo pongo las fotos del cambio de estación a otoño que salía en una de ellas y aprovecho para confirmar que el dia 2 de diciembre viene una Rondalla de Zaragoza para cantar jotas y pasar un buen rato todos juntos.

Esta entrada fue publicada en LA RESIDENCIA y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *