Adiós a Luis

Luis era una demostración 100% de: » Vive el presente».

Rebelde hasta el último día , él amaba la libertad y aceptaba su enfermedad pero no la limitación de su libertad para hacer lo que le diese la gana siempre: perjudicase a quién perjudicase.

Siendo consciente de ello entendí que si queríamos ayudarle para su adaptación al centro debía darle ciertos privilegios: tener su huerto, acceso a cocina para hacerse sus platos preferidos…. De difícil carácter y de muy mal humor en demasiadas ocasiones…tuve que mantenerme firme siempre con él pues intentaba, como en la mente de un niño, manipular para conseguir sus fines y sólo con la firmeza en mis decisiones conseguí detenerlo.

Esa rebeldía simplemente era su manera de no aceptar que su libertad ya no le pertenecía pues debía permanecer a nuestro lado y sus alas se habían recortado.

Ingobernable, desquiciante y apasionado es lo que le  hacía único.

Descansa en paz Luis pues estabas esperando hace tiempo ese último día y esa mañana con tus ojos y tus palabras así me lo dijiste….

Esta entrada fue publicada en LA RESIDENCIA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *