Apostando por la fisioterapia…

Mi objetivo en nuestra residencia es mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Por muchas razones, porque repercute directamente en su bienestar y, además mejora directamente la calidad de la atención del personal asistencial. Cuando tenemos un paciente con una pequeña posibilidad de que apoye sus piernas enseguida se lo transmito a Bea, nuestra fisioterapeuta y Laura, nuestra terapeuta y comenzamos a fortalecer esas piernas ya que los pacientes con movilidad reducida para ayudar al tránsito intestinal hay que ponerse de pie, y si además pueden conseguir que anden…la cara de ellos es un poema. Todo hay que decirlo a algunos les sabe malo que empecemos a darles caña cuando se han acostumbrado a que les dejen «aletargados» …pero casi siempre entran al trapo y luego lo agradecen y les encanta viajar en la grúa, es como una moto moderna!!!

Este trabajo se debe realizar con todo el equipo, pues luego es necesario que las gerocultoras utilicen las grúas indicadas con cada paciente, ya que sino lo hacen el esfuerzo de Laura y Bea es insuficiente. Todo mi equipo sabe que no me gustan las sillas de ruedas y que, sólo dejo entrar en Sala de Día y comedores, las justas y necesarias. Los que apoyan  los pies y siguen teniendo fuerza en sus piernas es un regalo para nosotras y facilita nuestro trabajo un 90%. Ya saben que en el protocolo de los cambios de pañal indico como se le moviliza y si pone grúa hay que usarla pues si no las veo me enfado.

Nuestras grandes aliadas son las grúas Liko, por mi experiencia puedo decir que las mejores grúas del mercado y tenemos dos bipedestadoras Sabina, para los cambios de pañal.  Bautizadas con el nombre de Sabina, la bipedestadora normal y Katrina, la bipedestadora con percha ancha para las personas que tienen inmovilizados uno o dos brazos y con demasiado deterioro cognitivo para hacer que los brazos queden por fuera. Y la grúa estrella, sin quitar mérito a Sabina y Katrina, es la grúa de transferencia Viking M, bautizada con el nombre de Vicky. Fabricada en aluminio hace que su peso sea el menor posible facilitando su manejo y puede elevar 205kg. Es una grúa versatil de gran ayuda para el entrenamiento de la andada y la rehabilitación, eso es lo que le hace especial.

Bea estaba limitadas con las otras grúas pues Sabina y Katrina le servían para fortalecer las piernas evitando tanto esfuerzo de las gerocultoras para poner de pie al paciente, para los cambios de pañal… Bea y Laura las usaban para ponerles de pie durante varios minutos al día pero con ellas no podían hacer andar al paciente. Vicky si puede y además con las barras de rehabilitación apoyan sus brazos y les permite andar con estabilidad, además su arnés les sujeta.

Les pongo nombre de personas porque son parte del equipo, las humanizo porque son  las gerocultoras «máquina» que llegan dónde nosotras no podemos.

Sólo nos faltan los baños termales y parecerá que tenemos balneario en la Residencia Campo Romanos!!!!!!! el problema es que a los abuelos el agua no les gusta!!!! todo no se puede tener en esta vida y la imagen de abuelitos en bañador nadando como peces no es muy realista.

Esta entrada fue publicada en LA RESIDENCIA y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *