Adiós a Ángel

Ángel era un abuelo muy querido por todas nosotras…no había otro como él para alterar a las chicas pues a las 18:30 ya quería cenar y que lo llevasen a la cama el primero. Como un chico pequeño lo pedía tantas veces que ellas se enfadaban un poquito…yo le oía desde el despacho y me reía mucho, a veces salía y le explicaba que la cena era a las 19:00, que mirase el reloj y que si les pedía tantas veces que lo acostaran no sería el primero…pero daba igual Ángel era Ángel el impaciente.

Su sonrisa de oreja a oreja era inconfundible y su risa contagiosa, estaba feliz y se conformaba con poco: ser el primero en todo, sus caramelos y bizcochos que le traían su familia y por su puesto su familia, pues se notaba que era muy querido por todos ellos. Un abrazo muy fuerte de todo el equipo para ellos. Por suerte , he podido en compañía de su hija de despedirme de él y poder darle un último beso y susurrarle al oído que se fuese en paz.

Algunas de las frases que mis chicas recordarán siempre de él: » Venga  maña», impaciente, cariñoso, comedor, su sonrisa y su risa te alegraban el alma, especial todo él….

Para mí Ángel era mi ángel, agradecía los besos y nuestras muestras de cariño como nadie. Descansa en paz Ángel.

Esta entrada fue publicada en LA RESIDENCIA y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *