Las cabritas: Tady y Felicidad

Este año nuestra cabra Esther ha tenido una cabritilla: Felicidad, pero nació muy débil y no podía ponerse de pie para mamar, así que la metimos al despacho a cuidados intensivos, al lado del radiador para darle calor y darle leche de su madre con jeringuilla. Todas le dimos alguna jeringuilla y algunos de los abuelos la observaban desde la puerta acristalada del despacho…como esos bebés que están en incubadora y se observan desde el cristal deseando que se pongan bien.

Al final de la tarde Felicidad ya se ponía de pie y se la devolvimos a su madre pues la quería y es con quién mejor está. A los pocos días nos trajeron una cabrica huérfana pues su madre la repudió y venía desnutrida…los abuelos al ver que Esther tenía otra cabritilla del mismo color creyeron que la había parido también…un poco de lío se armó pero los tuvo entretenidos. Al final Tady, la nueva cabritilla, como Esther no la quería al no ser suya y, además no tenía leche suficiente para las dos pues la tengo en casa y Nayara la ha adoptado y le da los biberones. Cuando empiece a subirse por el sofá tendré que bajarla la jardín!!!!!!!!!!!!!! La sigue como si fuese su madre!!!

Las fotos en las que sale con la madre es Felicidad y la que sale con los abuelos y en el cubo es Tady. Me faltaron de poner dos fotos del desfile que preparó Nayara a Victorino, le hizo ella sola el disfraz con bolsas de basura y hasta le hizo zapatos…nos reímos un montón, creo que iba disfrazado de Agatha Ruiz de la Prada.

Esta entrada fue publicada en MASCOTAS Y HUERTO y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *