Adiós a Consuelo

Publico hoy porque Consuelo nos ha dejado por la mañana. Hemos pasado unas semanas difíciles pues sabíamos el desenlace y todos la adorábamos. Consuelo era una bella persona, agradable, generosa, buena compañera, dulce, agradecida, buena cristiana…un pedazo de pan, siempre con buenas palabras… algunos días creía estar en su casa y tenía que ir a cortar leña o a hacer la comida para todos pues perdía la cabecica en algún momento pero después volvía con nosotras. Amada y muy querida por su hija y su yerno, todas las tardes esperaba su llamada para conversar juntas…se notaba esa magia y unión  entre las dos.

Su hija, cuando conocimos el desenlace, me pidió por favor quedarse  en la residencia las 24 horas, pues no quería perder un segundo de estar con ella. Y quién soy yo para negarle a una hija  estar con su madre? todas las residencias deberían permitir que un familiar se quedase en situaciones así a dormir o todo el día…no es justo que, por tener que ingresar en una residencia, se te niegue ese derecho de estar con tu ser querido cuando sabes que va a fallecer.

Agradecer a nuestro cura Federico lo atento y servicial que está con nuestra residencia y nuestros enfermos para acompañarnos en estos momentos…son difíciles pues por una parte no quieres que sufran pero por otra sabes que dejarán de estar. El único consuelo que nos queda es pensar que lo que  queda en tierra es el cuerpo pero el alma se separa y desde arriba nos acompañan …y tiene que ser así pues al morir queda todo tan frío, te quedas tan vacío de ver ese cuerpo perdido, inerte…no podía consolar a su hija pues la necesitaba como el aire para respirar (como dice ella) pero estoy segura que tu madre dónde tu vayas ahí te acompañará pues sabe perfectamente lo que la necesitas.

Os vamos a echar de menos a las dos, pues su hija siempre entraba por la puerta con una gran sonrisa, muchas veces con bizcochos para los abuelos…te abrazaba con bondad, humildad, con cariño y con agradecimiento por cuidar a su tesoro, lo que más quería….como no va a estar tu madre velando por tí…todas las madres acompañan a sus hijos y ella a tí no te va a dejar ni un segundo ahora que puede ir en espíritu.

Nunca podré olvidar la frase de Consuelo pues ella siempre decía: Sí galán….

Las trabajadoras señalan de ella:

  • era una mujer enamorada de su pueblo, de su gente y orgullosísima de su hija. Muy educada y agradecida por todo.
  • era como si fuese nuestra abuela, nos daba consejos y sobretodo que disfrutáramos de lo que teníamos . Cuando nos cogía de la mano y le preguntaba que le pasaba siempre me decía: nada, sólo quiero estar un ratico así contigo y en definitiva creo que era lo más importante y no necesitaba nada más…

Consuelico reza por todas nosotras y aunque sé que vas a estar todo el tiempo al lado de tu hija…alguna vez vente hasta aquí aunque sólo sean unos segundos para sentirte!!!!!

Descansa en paz pues te lo  has ganado a pulso…un beso enorme para tí y para tu hija y yerno.

 

Esta entrada fue publicada en LA RESIDENCIA y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Adiós a Consuelo

  1. maria jesus dijo:

    Muchas gracias por esas palabras sinceras y llenas de cariño que me han llegado muy dentro, gracias a la residencia Campo Romanos por hacer que mi madre Consuelo se sintiera como decía ella en casica,por conseguir que con vuestro cariño, vuestro trato, vuestra paciencia a veces, mi decisión de dejárosla fuera la acertada, gracias a las compañeras, Rosario, Adelina,Pilar,Vitorino a todos-as y a los que ya no están como María Vicente, Santiago y más por intentar hacerle la estancia más alegre y amena. Aunque sabemos que mi madre Consuelo no era mucho de hablar sí que escuchaba y aconsejaba siempre a todos. Por esto sé que allá donde este os llevara siempre en el corazón. No se cómo agradecer las infinitas muestras de apoyo que recibí cuando tanto lo necesitaba, por hacerme sentirme acompañada en todo momento cuando estaba sola, por levantarme el ánimo cuando me encontraba sin él, por esas palabras de cariño que tanto necesitaba escuchar.
    Gracias Residencia Campo Romanos y especialmente a ti Marta por tu gran ayuda y apoyo, gracias a Mónica, Laura, Bea y todos los trabajadores sin excepción alguna, entre todos habéis creado un hueco en mi corazón donde siempre os llevare.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *