Excursión al Museo del Jamón

Parece fácil organizar una excursión pero para nada. Hay que pensar qué abuelos pueden venir (aunque tengan movilidad reducida si van a disfrutar también los llevamos), cuántas plazas necesitamos en autobús sin adaptar, cuántas plazas adaptadas (este año con nuestra furgoneta cubrimos esta parte haciendo dos viajes), personas que necesitamos para encargarse de los que van en sillas de ruedas o andando con acompañante, buscar un restaurante con baño adaptado pues hay que hacer un montón de cambios de pañal antes de la comida, lugar para ver la excursión con personas que se quieren sentar cada 20 minutos máximo o llevar más sillas…bueno un montón de cosillas que entre todas las que quieren colaborar pues conseguimos que salga un día para recordar en todo el año!!!!!!!! Quizás elegir el lugar de la excursión es lo más complicado, eso le trae de cabeza a Laura, nuestra terapéuta ocupacional. Mi granito de arena fue llevar la furgoneta adaptada y encargarme de subirlos, bajarlos un montón de veces…pero fue muy gratificante ver lo que disfrutaron todos y mi hija estuvo ayudándome con la plataforma de elevación para las sillas de ruedas (no soltó el mando de ninguna manera). Fuimos al Museo del Jamón, en Calamocha.

Como es costumbre, al haber tormenta hoy, no funciona bien internet y no me deja cargar todas las fotos que hay de este día tan especial. La próxima semana os pongo las que faltan que son las del restaurante el Hotel Calamocha y Nayara al mando de los mandos de la plataforma…….Además vinieron dos hijos y un sobrino de las trabajadoras y algún familiar, así que estábamos en representación todos los sectores de nuestra población.

Esta entrada fue publicada en LA RESIDENCIA y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *