La barbacoa y el taller de la muñeca

La barbacoa ya la tenemos acabada y estamos volviendo a reconstruir el jardín, ya que con las obras se ha estropeado casi todo. Hemos plantado más árboles en una de las zonas ajardinadas y, al quedarse más pequeña pues el edificio nuevo está ubicado ahí, hemos puesto gravilla, dejaremos con trébol la otra zona.

Hemos montado cinco bancos de 2 metros de hormigón y una mesa con sus asientos respectivos, ya que quiero que los abuelos salgan por fuera y anden y puedan sentarse a descansar de banco a banco. Así se atreverán a caminar pues verán los bancos que he colocado estratégicamente y al no estar muy lejos uno del otro les invitará a seguir andando.

Me parecía muy interesante compartir con vosotros cómo reaccionaron los abuelos con deterioro cognitivo al llevar una muñeca bebé para que pudiesen interactuar con ella y fue genial, me he planteado comprar un gatito robot que ronronee, se deje acariciar…para ellos. La foto en la que sale Cipriano , aunque ya no está con nosotros, la pongo porque en ese momento despertó de su letargo y reaccionó a ese estímulo y esos momentos no tienen precio. Queremos replantearnos los talleres que vamos a hacer con la sala sensorial y los nuevas salas de terapia y fisioterapia. Nuestros abuelos tienen que estar en el paraíso!!!!!!!! dentro de lo que podamos claro pues milagros no podemos hacer….nosotros.

Esta entrada fue publicada en LA RESIDENCIA y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *